Apilcación virtualizada con App-V.


App-v.

Permite transformar una aplicación en un servicio virtual (Aplicaciones Virtuales) gestionado de forma centralizada, lo que facilita el despliegue rápido de aplicaciones bajo demanda a los equipos de escritorio y/o a los equipos Terminal Server, de forma dinámica, minimizando reinicios, problemas de compatibilidad entre aplicaciones, facilitando la actualización de las aplicaciones, etc.

Podemos distinguir entre dos ediciones distintas de App-V:

  • App-V for Desktops. Facilita la creación de Aplicaciones Virtuales para su despliegue directamente sobre los equipos de escritorio que las ejecutarán.
  • App-V for Terminal Services (TS) o App-V for Remote Desktop Services (RDS). Facilita la creación de Aplicación Virtuales para su despliegue a equipos Terminal Server sobre los que se ejecutarán. De este modo, los usuarios o equipos clientes, utilizarán sesiones RDP sobre dichos equipo Terminal Server, accediendo de este modo, a las Aplicaciones Virtualizadas.

 

¿Para que sirve?.

App-V permite secuenciar Aplicaciones Virtuales, las cuales son empaquetadas y distribuidas a los clientes , ejecutándose dichas aplicaciones en los propios clientes. El truco está, en que estas Aplicaciones Virtuales son ejecutadas de forma aislada sobre en entorno virtual dentro de los propios equipos clientes. Dicho entorno virtual (App-V Virtual Environment) ofrece todos los recursos necesarios para hacer posible la ejecución de la Aplicación Virtual en el propio equipo cliente, para lo cual se utiliza el App-V Client, que deberá estar instalado en los equipos clientes en los que deseemos ejecutar Aplicaciones Virtuales. Así, se consiguen virtualizar diferentes tipos de recursos para su utilización por parte de las Aplicaciones Virtuales:

  • Virtual COM. Gestiona los objetos COM creados por la Aplicación Virtual, y evita conflictos con los mismos objetos existentes fuera del App-V Virtual Environment.
  • Virtual directory, Virtual file, y Virtual file system. Permiten gestionar el acceso al sistema de ficheros, creando un sistema de ficheros virtual para su utilización por parte de las Aplicaciones Virtuales.
  • Virtual registry. Gestiona el acceso al Registro de Windows realizado por la Aplicación Virtual, de tal modo, que las aplicaciones instaladas localmente en el cliente puedan acceder directamente al Registro de Windows, mientras que las Aplicaciones Virtuales sean redireccionadas a un Registro de Windows Virtual.
  • Virtual services. Actúa como un Service Control Manager para los Servicios de Windows ejecutados en el App-V Virtual Environment como parte de la ejecución de las Aplicaciones Virtuales.

 

Ventajas.

Una ventaja de utilizar Aplicaciones Virtuales con App-V, es que debido a que estas se ejecutan de forma aislada dentro de su propio contenedor o entorno virtual (App-V Virtual Environment), las Aplicaciones Virtuales de App-V pueden permanecer inmunes a borrados o modificaciones accidentales de ficheros críticos de la aplicación necesarios para su ejecución, ya que los usuarios no podrán ver los ficheros y ramas de registro de la Aplicación Virtual. Esto puede ayudar a reducir las llamadas a los equipos de soporte y HelpDesk.

En consecuencia, cuando llegue el final del ciclo de vida de una Aplicación Virtual de App-V, es suficiente con dejar de utilizarla, es decir, no será necesario desinstalarla, y además no evitaremos molestas desinstalaciones que dejan ficheros y directorios sin borrar, ramas del registro que tampoco se eliminan, etc.

Para poder virtualizar una aplicación lo primero que necesitamos es una máquina limpia de referencia, sin ningún rol instalado.

También tenemos que tener desactivado el UAC (User Account Control) para que no nos salte en el proceso de instalación.

 

 

Resultado de imagen de app-v

Aplicacion, App-V

Autor: Javier Jiménez Cuesta

Curso Microsoft MCSE Private Cloud

Centro: Tajamar

Año académico: 2016-2017