Virtualización anidada:

La virtualización anidada nos permite virtualizar máquinas, dentro de una máquina que ya está virtualizada. La herramienta de virtualización de Microsoft se llama Hyper-V. Esto no era posible con Hyper-V hasta la llegada de Windows Server 2016 y es una utilidad muy práctica sobre todo para entornos de pruebas y laboratorios donde no siempre disponemos de equipos y hardware dedicado para hacer la instalación de servidores que ejecuten Hyper-V.

Hasta el momento VMWare era la alternativa principal para realizar virtualización y más específicamente virtualización anidada y aún hoy, sigue siendo la más utilizada ya que Hyper-V aún tiene ciertas limitaciones y necesita ciertos requisitos que la hacen una herramienta menos deseada por la mayoría de los usuarios.

Una de las nuevas ventajas de Windows Server 2016 es que también nos permite realizar virtualización anidada en Azure. Esto no podíamos hacerlo con versiones anteriores y de esta manera nos facilita en gran medida la tarea de poder montar laboratorios virtuales en la nube con cierta facilidad.

¿En qué consiste?

La capa de Hardware de nuestra máquina física también conocida como Nivel 0, traslada las extensiones de virtualización de la CPU física al Hypervisor de Microsoft, mediante este proceso Hyper-V puede ejecutar máquinas virtuales, pasando al Nivel 1 de virtualización, y el habitual hasta el momento en sistemas operativos de Microsoft.

Cuando podemos pasar estas extensiones de virtualización desde el Nivel 0 a través del Nivel 1 de virtualización hasta un equipo virtual que ejecute Microsoft Hyper-V, llegamos al Nivel 2 de virtualización, es decir, ejecutamos una máquina virtual dentro de otra máquina virtual, lo que conocemos como virtualización anidada.

Esta característica todavía está en desarrollo, y precisa de ciertos requisitos y tiene algunas limitaciones.

Requisitos:

El equipo Host y el equipo virtual donde se va a realizar la anidación deberán ejecutar Windows Server 2016 (el Hypervisor de Windows 10 también dispone de esta capacidad).

La memoria dinámica debe estar deshabilitada en la máquina virtual donde vamos a anidar las extensiones de virtualización.

Esta máquina virtual debe tener un mínimo de dos CPU virtuales.

En la tarjeta de red virtual debemos habilitar MAC Spoofing.

También debemos habilitar las extensiones de virtualización en la máquina virtual ya que vienen deshabilitadas por defecto.

Limitaciones:

No podemos realizar en caliente operaciones como migración y cambio del tamaño de la memoria.

Los checkpoints y la opción guardar/restaurar no funcionan.

Necesitamos un procesador Intel con tecnología VT-x y EPT.

Conclusión:

Como ya comentaba anteriormente, esta serie de requisitos y limitaciones hacen que la mayoría de los usuarios se decanten por otras opciones más funcionales como VMWare, aunque es cierto que esta característica es una Technical Preview 4, lo que nos hace pensar que en un futuro próximo se corregirán para así poder empezar a plantar cara a su principal competencia en el mercado.

 

Iván Luna Ciudad

Alumno del curso Microsoft MCSE Private Cloud

Centro de formación Tajamar

Curso 2016/2017