En primer lugar vamos a explicar la capa de aplicación, esta define las aplicaciones de red y los servicios de internet estándar que puede utilizar un usuario. Estos servicios utilizan la capa de transporte para enviar y recibir datos. Existen varios protocolos de la capa de aplicación: ftp, tftp, telnet, rlogin, rsh, DNS, LDAP, NFS, SNMP, RDISC y RIP.

Gracias a este sistema de nombre de dominio, podemos proporcionar el servicio de nombres de Internet para las redes TCP/IP. DNS permite proporcionar nombres de host al servicio de direcciones IP, lo que hace que sea más fácil a nivel de usuario recordar nombres de páginas web, como www.cisco.com que una serie de números. Actúa como una base de datos distribuida para la administración del correo, con información que se usa para traducir los nombres de dominio, en números de protocolo de Internet (IP).
Por otro lado, se coordina de forma distribuida a través de Internet utilizando un sistema de servidores de nombres raíz autorizados y mediante otros servidores de nombres de menor nivel que se encargan de replicar la información de dominios individuales con el propósito de mejorar los tiempos de respuesta de búsquedas reiteradas de la misma información.


Su funcionamiento: Posibilita el acceso a un dominio en internet entre los millones de dominios existentes. Su función es atender las peticiones hechas por los dispares programas que acceden a internet y solventar la dirección IP adjuntada al dominio consultado.
En el momento que el servidor obtiene una consulta efectúa una búsqueda y en caso de que ese servidor no disponga de la respuesta, el servidor da comienzo la búsqueda por medio de uno o varios Servidores DNS hasta hallar una respuesta positiva o negativa. Esto puede llegar a tardar más o menos según el número de servidores por los que tenga que pasar.

Al configurar un equipo cliente, se proporciona una o más direcciones de servidores DNS que pueden ser proporcionados por el mismo ISP o el usuario que configura el equipo. Una utilidad llamada nslookup permite al usuario hacer consultas manualmente a un servidor DNS, éste ejecuta un demonio llamado “named”.

El servidor almacena información variada sobre un mismo dominio, esta se organiza en los “registros de recurso”.

Algunos son:

A -> asocia un nombre con una dirección IP de un ordenador.

NS -> indica el nombre del servidor DNS “autoritativo” del dominio.

CNAME -> indica un alias para un equipo del dominio.

MX -> asigna un nombre de dominio a una lista de servidores de correo para el dominio.

Cuando un cliente realiza una consulta, el proceso “named” del servidor, busca en sus propios registros a ver si tiene información sobre el pedido. Si no localiza información, contacta con otros servidores que estén ubicados mejor en la jerarquía DNS. Este proceso puede reiterarse en varios servidores DNS, hasta que uno sea capaz de resolver la petición. La respuesta llegaría al servidor inicial que respondería al cliente. El servidor almacena temporalmente la respuesta a esta consulta en una caché de nombre.

Un explorador web (cliente para el protocolo http) inicia una conexión con el servidor, después, el cliente web solicita el recurso al servidor, este se lo envía y una vez recibido, el navegador se lo presenta al usuario.


El proceso para acceder a una página web es:

El usuario escribe la URL de la página y el explorador interpreta tres partes de la URL:

  1. HTTP – Protocolo con el que accederá al servidor.
  2. www.ejemplo.com – nombre del servidor.
  3. index.html – nombre del archivo.

El explorador solicita a un servidor de nombres que transforme el nombre www.ejemplo.com a una dirección IP. Una vez resuelta la dirección IP, el explorador envía una solicitud GET al servidor, y pide el archivo index.html al servidor. El servidor, al recibir la solicitud, envía al cliente el código fuente de la página. Finalmente, el navegador descifra el código y da formato a la ventana del explorador.

 

 

Rubén Carceller Paniagua

Alumno del curso: Cisco CCNA R&S

Centro: Tajamar

Año: 2015-2016