Antes de comenzar con las mejoras que nos encontramos en el balanceo de carga con Windows Server 2016 me gustaría hacer una pequeña introducción sobre que significa este concepto.

Como su propio nombre incida el balanceo de carga se basa en repartir la carga de trabajo entre diferentes nodos para lograr que las operaciones se realicen de manera más veloz y efectiva. Para ello utilizamos los llamados Cluster, que no son más que un grupo de servidores que actúan como uno solo. Hay diferentes tipos de Cluster:

  • Failover Cluster: En donde cada nodo realiza una operación concreta que podrá ser traspasado a otro solo únicamente con la premisa del fallo, este tipo de cluster nos provee de disponibilidad. Podemos permitirnos el fallo de alguno de los nodos.
  • Cluster Network Load Balancing (NBL): Aqui ya se nos ofrece escalabilidad frente a la cantidad de carga. Existen varias ventajas en su comparación con el Failover como pueden ser la ya mencionada escalabilidad, necesidad de menos hardware, la no necesidad de ser todos los nodos exactamente iguales …

 

En Windows Server 2012 R2 y versiones anteriores, sólo podíamos crear un clúster entre nodos del mismo dominio. Esto cambia con la aparición de Windows Server 2016, desde ahora se nos ofrece la posibilidad de la creación de un clúster sin dependencias de Active Directory. Podemos crearlos ahora de tres maneras distintas:

  • En un solo dominio: Todos los nodos unidos al mismo dominio
  • Agrupaciones de varios dominios: Los nodos son miembros de diferentes dominios
  • Agrupaciones de grupos de trabajo: Los nodos son miembros de servidores unidos a grupos de trabajo

 

 

Windows Server 2016 introduce el concepto de nodo imparcial para facilitar la optimización del clúster. Con esta funcionabilidad se nos permite distribuir la carga en vivo de un clúster desequilibrado. Si detectamos que algunos nodos reciben más carga en forma de maquinas virtuales podemos distribuirlas a nodos infrautilizados (por ejemplo, un servidor recién reiniciado).

Nos presentan para ello un control de agresividad del equilibrio que se basa en la heurística de memoria y CPU y podemos configurarlo mediante la propiedad “AutoBalancerLevel” en powershell.

Los niveles de carga los podemos dividir de la siguiente manera:

 

AutoBalancerLevel Agresividad Comportamiento
1 (por defecto) Bajo Se mueve cuando anfitrión tiene más del 80% de carga
2 Medio Se mueve cuando anfitrión tiene más del 70% de carga
3 Alto Se mueve cuando anfitrión tiene más del 60% de carga

 

 

Quizas una de las características más aplaudidas en Windows Server 2016 sea que se introducen los espacios de almacenamiento directo (S2D). En el se nos permite la creación de una nube privada Hyper-Converged Infraestructure (HCI) aprovechando almacenamiento interno que se replica. Con ello se simplifica el despliegue y nos permiten el uso de dispositivos de disco SATA. Pero ante todo disminuimos el coste por almacenamiento al poder disponer de recursos locales.

 

Con esto terminamos esta pequeña presentación de las novedades en los Clúster de Windows Server 2016, es próximas fechas realizaremos video-tutoriales mostrado como configurar las diferentes soluciones expuestas en ella.