Con la renovada versión del sistema operativo Windows Server 2016, aparece un modelo de instalación muy interesante, Nano Server, que, como dijo Microsoft en el evento Tech Summit de este mes de octubre, incluye mejoras relevantes para su implementación en la nube realizando la carga exclusivamente del sistema, por lo que disminuye todavía más lo que hasta ahora hacía la versión Core.

Lo que pretende Nano Server es que el usuario instale únicamente lo que considere necesario para administrar sus equipos en red, economizando su tiempo por ejemplo. Esto es posible gracias al tamaño de la imagen del sistema, mientras que, en la versión completa de Windows Server son cerca de 4GB el tamaño de Nano Server no llega prácticamente a los 300MB.

Gracias a esto aumenta el rendimiento general del servidor al no incluir una gran cantidad de características y paquetes que realmente no llegaremos a utilizar.

De este modo, si solamente necesitamos un almacenamiento, por ejemplo, de 10GB, con dicho espacio definido todo funcionará perfectamente, y no necesitaremos más gigabytes añadidos para instalar el sistema operativo unido a una cantidad de características, dependencias y herramientas que, para nuestro caso, no son necesarias.

Las versiones que hay actualmente de Windows Server no te dan esa opción, instalan todo el kit completo sin que importe si de verdad lo necesitamos.

En el siguiente gráfico, se puede ver una comparativa de las principales versiones de Windows Server:

Image and video hosting by TinyPic

Veamos unas características:

  •          Nano server va un paso más en la evolución de los Sistemas Cloud: solo está disponible en sistemas de 64 bits, focalizado a mejorar el servicio de Infraestructura y Aplicaciones Cloud.
  •          El servidor de roles y características está fuera de Nano Server, esos roles y características se instalan como si fuesen aplicaciones. Tienen compatibilidad total con los drivers de Windows Server y lleva Antimalware integrado.
  •          Se puede gestionar de manera remota mediante Powershell.

Al ser un sistema operativo tan liviano en cuanto a características y herramientas instaladas no necesita una cantidad elevada de parches. Con la mejora en la disponibilidad del servicio disminuye la cantidad de reinicios y el número de boletines críticos e importantes respecto a la versión completa y Core.

Tendremos mejoras en el uso de recursos debido al bajo consumo de memoria y al número de procesos que están en ejecución que también se han reducido con respecto a las otras versiones.

Por último, no podía faltar la seguridad en este nuevo sistema operativo. Se ha minimizado el espacio de ataque ya que no tenemos tantos servicios instalados y se expone a menos vulnerabilidades ya que también se reducen la cantidad de puertos abiertos.

Cabe decir que Nano Server sigue la línea de Windows Core por lo que no trae interfaz gráfica, además de esto, añade que no podemos trabajar de manera local, todo se realiza remotamente (WMI o Powershell). Además de esto no se puede usar como controlador de dominio, no está disponible Exchange y no soporta IIS.

Con Nano Server, Microsoft nos ofrece solo el Sistema Operativo necesario. Ideal para infraestructura inspirada en la nube, tamaño de imagen y superficie de ataque más pequeña, así como tiempo de arranque más rápido.

Por lo tanto, es una muy buena opción ya que muchas veces nos hacemos la siguiente pregunta, ¿por qué debo instalar y reiniciar mi sistema tras aplicar un parche que no voy a utilizar?. El despliegue de una imagen de servidor es muy grande, tarda mucho y además consume muchos recursos.

Con Nano Server nos podemos olvidar de todo esto ya que los reinicios son lo más rápido posible, las imágenes de servidor son muy pequeñas desplegándose en muy poco tiempo y la densidad de las máquinas virtuales nos ahorran coste permitiendo la optimización de nuestros recursos.

 

Sergio Rodríguez Mariblanca
Alumno del curso Microsoft MCSE
Centro: Tajamar
Año académico: 2016-2017