Dentro del campo de los directorios y la distribución de la información, los administradores pueden usar carpetas de trabajo para proporcionar a los usuarios acceso a sus archivos de trabajo manteniendo almacenamiento centralizado y control sobre los datos de la organización.

Las aplicaciones específicas para las carpetas de trabajo tienen como cometidos

 

  • Proporcionar un único punto de acceso a archivos de trabajo y los equipos y dispositivos de un usuario de trabajo
  • Obtener acceso a los archivos de trabajo mientras sin conexión y, a continuación, sincronizar con el servidor de archivos central cuando el equipo o dispositivo a continuación tiene conectividad a Internet o intranet
  • Implementar con implementaciones existentes de redirección de carpetas, archivos sin conexión y las carpetas particulares
  • Usar tecnologías de administración de servidor de archivo existente, tales como clasificación de archivos y cuota de fichero, para administrar los datos de usuario

Entre otras muchas que se pueden implementar y que tiene una finalidad muy concreta y eficaz.

 

Para empezar, es necesario instalar la herramienta Work Folders, la cual se encuentra dentro del rol File and Storage Services. Es bastante trivial su instalación, ya que no requiere ninguna configuración extra como tal en la misma.  A continuación, se lleva a cabo el asistente de configuración del Work Folders, donde se indica la carpeta donde van a almacenarse la documentación de todos los usuarios que vayan a alojar en esta implantación sus datos.

 

El próximo paso que se debe dar quizá si requiere un nivel más alto de nociones, debido a que nos adentramos en modificaciones en el Registro del Sistema. Ese lugar donde están almacenadas todas las entradas y claves que configuran y forman el S.O, donde cualquier cambio involuntario puede acarrear una serie de problemas e inconvenientes que pueden corromper nuestro Sistema.

Para ello, desde una máquina cliente e iniciando sesión con la cuenta del Administrador, debemos acceder al Registro y crear nuevas claves en la ruta HKEY_LOCAL_MACHINE\Software\Microsoft\Windows\CurrentUser y HKEY_CURRENT_USER\Software\Microsoft\Windows\CurrentUser con el nombre WorkFolders. También será necesario crear unos valores DWORD en la primera ruta, llamados Contrarrevolucionario y PollingInterval y un nuevo valor de tipo cadena en la segunda ruta nombrada anteriormente, con el nombre de ServerURL indicando el servidor donde creamos nuestro Work Folders. Sin olvidar, en este último paso el añadir http:// seguido del nombre del servidor.

La próxima fase del proceso de implementación de Work Folders, supone una parte más sencilla y no requiere de tanta mesura a la hora de actuar, ya que no dañaremos el Sistema, como pasaba anteriormente con el Registro.  Debemos acceder de nuevo con una máquina cliente, pero esta vez desde una cuenta de usuario del dominio, en la cual crearemos la carpeta de trabajo personal y que será visible desde la carpeta central de Work Folders, pero no podrá ser accesible.

Ya con la sesión de usuario abierta, donde se configuran las carpetas de trabajo es accediendo a través del panel de control -> Sistema y Seguridad -> Carpetas de Trabajo. Cuando nos encontramos allí, debemos indicar la URL de nuestro servidor donde creamos el Work Folders y aceptaremos las directivas que se nos indicarán y tras esto, ya veremos creada una carpeta con el nombre de nuestro usuario lista para su uso. Para finalizar, nos saldrá una ventana con las estadísticas y datos de interés de la carpeta de trabajo.

Como podemos ver, simplemente se indicará el servidor donde creamos anteriormente nuestro Work Folders y aceptar las directivas que se indican en el momento de finalizar el proceso.

Para terminar, podremos comprobar cómo se van creando las carpetas personales de cada usuario del dominio, a las cuales como ya mencionamos anteriormente, son inaccesibles e imborrables desde una cuenta distinta a la de creación.

Y como detalle importante, es posible que este proceso resulte problemático, ya que puede fallar y no sincronizar correctamente. Es importante, seguir intentándolo y tener paciencia, ya que tarde o temprano el proceso se completará satisfactoriamente y podremos almacenar información de manera distribuida y organizada en nuestro Directorio Activo.

 

Alberto Lorido Ramírez

Alumno del curso Microsoft MCSA-MCSE

Centro: Tajamar

Año Académico: 2015-2016