En los tiempos que corremos en lo que todo está automatizado e informatizado y en las que las necesidades de negocio apuntan a recursos altamente fiables, escalables y a prueba de fallos toda la infraestructura se mueve hacia el cloud.

Los servicios de almacenamiento en la nube cada vez son más ventajosos por ofrecer precios cada vez más competitivos y cada vez más espacio de almacenamiento, por lo que cualquier usuario tiene unas grandes ventajas en mover sus archivos personales a la nube publica (Amazon, Google Drive, Microsoft Azure, Apple iCloud…) pero… ¿y las empresas que en su día invirtieron mucho dinero (mucho) en un sistema de backup en cinta?

¿A ellas también les conviene tirar su infraestructura y mover todos los backups a la nube? ¿Backups de cientos de GB o quizás TB de almacenamiento?

Después de la inversión realizada, lo normal es que muchas empresas quieran rentabilizar hasta el último céntimo de su infraestructura, y, quizás deshacerse del sistema de backup de cinta cuando, para las necesidades de la empresa quizás haga su función perfectamente, no sea la mejor idea.

Por otro lado, existen otros sistemas de backup, por ejemplo, los discos no son tan fiables para la retención de datos a largo plazo, pero son mucho más rápidos que los sistemas de cinta. Y los backups en la nube, supone dejar toda la información gestionada por multinacionales y quizás esto, no sea del agrado de muchas empresas.

Con todas estas opciones, ¿se puede llegar a un punto intermedio?

¿Existe un punto sobre el que las empresas puedan seguir usando sus sistemas de backup tradicionales o incluso seguir exprimiendo la rentabilidad de los sistemas de backup a cinta?

Sobre almacenamiento en la nube, ya se habló en el post anterior, y de las ventajas que supone para una empresa emergente alquilar almacenamiento cloud en vez de invertir un dineral en un sistema de máquina de discos.

Hoy, es el momento de hablar sobre una solución que permite a las empresas que ya disponen de un sistema de backup, de seguir usándolo y a la vez implementar un sistema de almacenamiento cloud, aliviando así la carga de los servidores “on-premise”.

Este sistema se implementa sobre la suite System Center, y estoy hablando de System Center Data Protection Manager (SCDPM), el cual puede integrarse con Azure y que respecto a Windows Server Backup ofrece grandes posibilidades:

  • Permite una gestión centralizada de los backups, asignando los recursos a grupos de protección, a los cuales se les va a asignar unas determinadas características de backup
  • Permite seguir integrando los sistemas tradicionales de backup como los sistemas de backup de cinta con sistemas de backup cloud (Azure Backup)
  • Permite la integración con otros productos de la suite System Center
  • Usa los discos como “intermediario” para luego bascular el backup a cinta o a Azure Backup

Este sistema integra lo mejor de usar el backup en la nube y lo mejor de seguir usando nuestra infraestructura on-premise para controlar nuestros backups.

Proporciona un punto central de gestión desde el cual gestionar los backups, tanto los que se hacen en local como los que se hagan online.

Como contrapunto quizás habría que señalar el coste que supone implementar una infraestructura de backup y el precio de las licencias de SCDPM y SQL Server, pero en el caso de empresas que ya hereden un sistema de backup en cinta no supone un cambio muy drástico.

Jorge Blanco Martínez

MCSA/MCSE Private Cloud 2015-2016.

Tajamar

 

Escrito por Jorge Blanco Martínez

Aficionado a la tecnologia y redes. Amante del buen cafe. Apasionado del Drifting