Protocolo IPv6

El protocolo IPv6 ha sido diseñado para ser el sucesor de IPv4, pues tiene un mayor espacio de direcciones, y se calcula que la versión 4 se agotará antes del año 2020. Consta de 128 bits, lo que significa que proporciona 340 sextillones de direcciones.
El paso de un protocolo a otro no es sencillo, ni mucho menos, y va a ser un largo proceso. Las compañías más grandes ya se han embarcado en esta migración, por lo que ha sido necesario crear algunas técnicas para que ambos protocolos puedan coexistir, como el Dual-stack, Tunneling o Traducción.

A diferencia de su anterior versión, IPv6 se representa mediante valores hexadecimales, 32 concretamente. Cada hexteto, 4 valores hexadecimales, es separado de sus contiguos mediante dos puntos (:).

Al igual que en IPv4, en IPv6 existen varios tipos de direcciones. Dos de ellas coinciden, pero desaparece la dirección de broadcast y aparece la anycast:

  • Unicast
  • Multicast
  • Anycast

Aunque no existe una dirección de broadscat, existe una IPv6 multicast de todos los nodos, que básicamente brinda el mismo resultado.

 

En cuanto al prefijo de subred, IPv6 no utiliza la notación decimal punteada de máscara de subred. La duración de prefijo se utiliza para indicar la porción de red de una dirección IPv6 mediante el formato de dirección IPv6/duración de prefijo.

La duración de prefijo puede ir de 0 a 128. La duración de prefijo más típica es /64. Esto significa que la porción de prefijo o de red de la dirección tiene una longitud de 64 bits, lo cual deja otros 64 bits para la ID de interfaz (porción de host) de la dirección.

 

¿Sus ventajas? Las principales son las siguientes:

  • Mayor espacio de direcciones. El tamaño de las direcciones IP cambia de 32 bits a 128 bits, para soportar más niveles de jerarquías de direccionamiento y más nodos direccionables.
  • Paquetes IP eficientes y extensibles.
  • Seguridad en el núcleo del protocolo.
  • La autoconfiguración de direcciones es más simple que en IP versión 4.
  • Direccionamiento de red más eficiente.
  • Mayor capacidad de autenticación y privacidad.
  • La cantidad de direcciones IPv6 es tan alta que podrían asignarse 670 mil billones de direcciones por cada milímetro cuadrado de la superficie de La Tierra, lo que permite que cada persona tenga su propia dirección.
  • No será necesario utilizar NAT.

 

Hay muchas más ventajas, pero lo más destacado es su seguridad y la gran cantidad de direcciones que proporciona. El Internet de las Cosas avanza a un ritmo increíblemente rápido. Cada día son más los dispositivos que se conectan a Internet, por lo que cada día son más los dispositivos que necesitan direccionamiento IP, e IPv4 no puede asumir esta implementación, por lo que el cambio a la versión 6 es obligatorio. Hoy en día no es muy común encontrar una nevera que se conecte a Internet, pero es real, está pasando. Prácticamente todos los aparatos que conocemos de aquí a unos años se conectarán a Internet. Seguro que hace 20 años nadie imaginaba que un libro pudiera estar en formato electrónico y dispusiera de Wi-Fi, y hoy la mayoría tiene uno.

 

Sin embargo, no todo son ventajas. Realmente IPv6 es mejor que IPv4, pero como todo, también tiene sus defectos. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Necesario extender un soporte permanente.
  • Su implementación es lenta y costosa, por lo que a día de hoy son necesarios algunos mecanismos de traducción o intermediación.
  • Al ser más compleja, es más difícil de memorizar, y por tanto más difícil de configurar.

 

Una vez presentado el protocolo IPv6, sólo queda opinar al respecto. Personalmente, las desventajas me parecen pequeñeces comparadas con las ventajas, sacar punta al lápiz. Es un hecho que es mucho más seguro que su predecesor y algo necesario hoy en día. Y tú qué opinas, ¿te parece un buen protocolo? ¿Realmente merece la pena el cambio?

 

Julián Martín Mirralles

Alumno del curso: Cisco CCNA R&S

Centro: Tajamar

Año: 2015-2016