¿Para que sirven?

Las actualizaciones automáticas o dinámicas de un servidor DNS nos permiten registrar automáticamente cualquier cambio o modificación en cualquiera de los registros DNS (el registro de tipo A por ejemplo), ya sea la IP o el nombre de los equipos clientes DNS unidos o no a un dominio.

Esto nos facilita y automatiza la tarea administrativa de cara a la gestión de dicho servidor DNS.

¿Qué tipo de problemas nos resuelve?

Digamos que disponer de las actualizaciones dinámicas nos puede llegar a ahorrar una cantidad de tiempo verdaderamente infinita, ya que, si disponemos de 1000, 5000 o hasta 10000 máquinas cliente y dichas máquinas suelen cambiar a menudo de localización o de direccionamiento IP, nos sería imposible poder invertir tiempo suficiente todos los días para cambiar manualmente los registros alojados en el servidor DNS de cada una de las máquinas que se aprovechan de nuestro Servicio de Nombres de Dominio. Coincidiremos en que la solución “manual” es inviable.

Factores importantes.

El factor más importante en esta tarea podría ser la seguridad. Una variación en la configuración de las actualizaciones automáticas del DNS puede determinar que dejemos un agujero de seguridad importante dentro de nuestro sistema o supuesto dominio. En caso de elegir la configuración incorrecta para nuestras necesidades, puede conllevar a la actualización de registros DNS de una máquina intrusa que esté fuera de nuestro dominio AD.

 

 

Pablo Argente Cordero

Microsoft MCSA+MCSE Windows Server 2012